EL AIRE COMPRIMIDO ES LA ENERGÍA MÁS CARA

El aire comprimido representa hasta el 25% del consumo energético de una empresa y muchas veces pasa desapercibido. Un mal diseño o fugas no detectadas, pueden ser el origen de grandes pérdidas de energía que se traducen en un desembolso de dinero.

La eficiencia energética de los sistemas de aire comprimido que se ven a diario en las industrias es muy baja. Los sistemas son muy costosos y esta es una utilidad de planta muy poco entendida. Para manejar mejor el sistema de aire comprimido en su planta es muy recomendable realizar una auditoría de su sistema como punto de partida para evaluar su estado y analizar las posibles mejoras. Esta auditoría puede brindarle respuesta a preguntas como las siguientes que probablemente usted no conoce:
¿Cuánto aire comprimido se produce en la planta anualmente?
¿Cuánto aire comprimido utiliza su planta?
¿Cuánto le cuesta cada m3 de aire comprimido?
¿Cuánto aire comprimido gasta la planta?
¿Cómo puede mejorar su sistema de aire comprimido?
¿Qué tan rápido pueden podemos lograr una rentabilidad con la mejora del sistema?

Una fuga 3 mm de aire comprimido, a una presión de 6 bar equivale a 26,490 kWh al año. Si consideramos un precio de $2 pesos por kWh, éstos corresponden a $52.980 pesos al año, generados por ésa única fuga.

¿QUÉ OFRECEMOS?

1- Evaluar el sistema de aire comprimido basándonos en la ISO 11011
2- Medir el consumo del sistema de aire comprimido.
3- Evaluamos el consumo de kWh de las fugas de aire comprimido.
4- Propuestas de mejora para el control y operación del sistema.
5- Propuesta de gestión de compresores de respaldo en planta.